A la plata de la provincia se la llevan otros

LA PLATA.- El gobierno de Daniel Scioli desplegó ayer una defensa pública de sus finanzas y reclamó enfáticamente más recursos a la Casa Rosada . Su jefe de Gabinete, Alberto Pérez, apuntó al reparto de la coparticipación y al congelamiento del Fondo del Conurbano como las causas de la difícil situación financiera que atraviesa la provincia de Buenos Aires. “Cualquiera de estas herramientas actualizadas resolvería el conflicto financiero”, contraatacó.

De este modo, la administración bonaerense dio una primera respuesta formal ante el embate del kirchnerismo por el envío de fondos a la provincia, ofensiva que ayer continuó a cargo del ministro del Interior, Florencio Randazzo, y del senador Aníbal Fernández.

Pero, además, la crisis política volvió a emerger en la Legislatura: ayer Scioli recibió críticas de la presidenta del bloque del Frente para la Victoria del Senado bonaerense, Cristina Fioramonti, esposa de Carlos Kunkel, y aliada al vicegobernador Gabriel Mariotto. “Si el gobierno de la provincia no puede hacer frente a los sueldos y aguinaldos, esto no es responsabilidad de la Nación”, dijo.

Tras recibir estos embates, Scioli ordenó una defensa de su gestión a su jefe de Gabinete. Este argumentó: “Somos la provincia que más recauda y que menos gasta de todo el país en función de su presupuesto”.

“Desde el primer día de gobierno venimos trabajando junto al gobierno nacional sobre el problema estructural, junto a Néstor Kirchner primero y junto a Cristina y los distintos ministros de economía nacionales”, agregó el jefe de Gabinete. Después continuó con su argumentación: “Hicimos un gran esfuerzo fiscal durante este tiempo, en el que realizamos cinco reformas tributarias y creamos la agencia de recaudación ARBA. Somos la provincia con mayor recaudación propia del país, con el 60 por ciento de recursos propios”.

“Todos saben que Buenos Aires tiene un problema estructural que lleva 25 años, que es la pérdida de los 7 puntos de coparticipación y el congelamiento del fondo del conurbano en 650 millones de pesos desde 1996 y que es lo que explica este déficit estructural que tiene la provincia. Cualquiera de estas dos herramientas actualizadas resolvería el problema financiero en el que nos encontramos”, recalcó.

En este sentido, Scioli ordenó desactivar momentáneamente la propuesta de impulsar un proyecto en la Legislatura para reclamar mayor coparticipación federal de impuestos. Cerca del mandatario creen que un reclamo de ese tenor político en la ya convulsionada Legislatura sólo podría ahondar la confrontación. “Scioli nunca propuso ese tema a la Legislatura”, dijo un vocero del gobernador a LA NACION.

“No. Ese proyecto, por ahora, no se va a activar”, informó la senadora Nora De Lucía, que había sido mencionada como responsable de la propuesta. La legisladora, que preside la Comisión de Presupuesto del Senado, forma parte del círculo de legisladores que tienen diálogo directo con el gobernador. Es, además, una persona que integra el equipo de la ministra de Economía, Silvina Batakis.

“La respuesta no es un proyecto de declaración para reclamar más coparticipación. El debate político pasa por obtener, a través del diálogo, un financiamiento genuino y no discrecional. Todos los partidos políticos de la provincia de Buenos Aires acompañan este reclamo”, informó, por su parte, el senador Alberto De Fazio.

Según el ministro de Infraestructura, Alejandro Arlía, a la provincia “no le alcanza porque somos el 40% del país y recibimos el 20% de coparticipación federal de impuestos. El promedio de coparticipación son 4465 pesos por habitante por año, mientras que nosotros recibimos 1471 pesos, es una brecha tres veces menor. Aunque hagamos todos los esfuerzos en materia de recaudación, es tan grande la demanda de servicios públicos en la provincia y es tan exagerado el reparto de coparticipación hacia otras provincias, que Buenos Aires no puede cubrirlo sin el aporte de la Nación”.

Arlía delineó un panorama de ajuste del gasto público: “Adecuándonos a nuestra realidad, vamos a tomar medidas. Vamos a hacer un trabajo muy pormenorizado del gasto, medidas de restricción para tratar de reducir la brecha un poco. La obra pública es uno de los elementos que lamentablemente se va a tender a retraer”.

El Poder Ejecutivo desplegó esta estrategia como respuesta a la falta de fondos. Scioli soporta una presión propia de un juego de pinzas debido a la falta de dinero: mientras el gobierno nacional expresó ayer nuevas críticas por la administración del presupuesto, los gremios de trabajadores estatales marcharán mañana a la Gobernación, en protesta contra la decisión de diferir el pago del aguinaldo.

En los próximos días, el sciolismo repetirá que la provincia aumentó más de 140 por ciento la generación de recursos propios en términos comparativos entre 2007 y 2011.

Fuente: La Nación

Antecedentes bonaerenses de la Coparticipación Federal – clic aquí – Fte. Infobae

Fernando Carlos Ibañez – www.fernandocarlos.com.ar – Portal de Educación

Both comments and trackbacks are currently closed.
A %d blogueros les gusta esto: